Inicio » Nuestras cosas... » Un recuerdo al eterno músico: Benjamín Arredondo

Un recuerdo al eterno músico: Benjamín Arredondo

   Hoy el Carmen de Salteras es un poco menos en el suelo… hoy el Carmen de Salteras es un poco más en cielo… D. Benjamín Arredondo Morán, nuestro querido y casi legendario Benjamín ha aparcado por siempre su viejo bombardino, se ha ajustado las correas y ha partido rumbo al cielo para engrosar esa bendita Banda del Carmen en la que ya hacen música gente tan grande como Antonio Santos, Antonio Fernández, Manuel Cabalgante y tantos otros…
 
   Hoy el Carmen llora al MÚSICO con mayúsculas, la persona que quizás mejor resumió en vida el carácter humilde y callado que todos debemos afrontar. 
 
   Benjamín Arredondo, Albaidejo de corazón (¡Cuánto le debe el Carmen de Salteras a Albaida del Aljarafe y a sus músicos!) descubrió el amor por la música entre los fogones del horno de tejas en el que trabajaba junto a la Familia López, en la carretera de Salteras, en su barrio del Chorrito.
 
    Fue allí donde comenzó a aprender las primeras lecciones de música y allí donde comenzaría a entonar sus primeras notas musicales. Unas notas que le acompañarían durante mas de cuarenta años detrás del atril.
 
    Benjamín es a día de hoy, y quizás para siempre, el músico con una trayectoria más extensa de entre todos los que han formado nunca las filas del Carmen. Siempre con su inseparable bombardino, muchos pensábamos que el instrumento se había inventado para la él, porque, aún sin tener los estudios o la técnica tan depurada de hoy en día, conjunción más perfecta era difícil.
 
   Siempre con su humildad, su carácter afable y su entrega fue siempre ejemplo a seguir. Fue no sólo músico sino también miembro de juntas directivas de la Banda, concretamente secretario legándonos algunas de las mejores actas que aún se conservan. Ello no sería obstáculo para saber decir adiós cuando sintió que era su momento.
 
   Compensaba su corta estatura con un corazón enorme que le hizo merecedor del cariño de todos los que le conocimos y los que, aún sin conocerlo, aprendieron a quererlo y respetarlo a través de nuestras palabras. 
 
   Hoy se nos ha ido de forma callada, casi sin querer hacer ruido, uno de los mejores, uno de los más grandes músicos que han formado parte del Carmen. Siempre quedará en nuestro recuerdo, el eterno Benjamín con su inseparable bombardino.